El arte de aparentar

 

 No quiero ver tu escudo, quiero apreciarte al desnudo.

Muéstrame tus desacuerdos, yo te enseñare mis grandes defectos.

Te ruego no salgas corriendo, quédate y abre tu mundo al mundo.

Saca tus virtudes más extravagantes antes de que la sociedad te haga creer que esconder lo diferente es lo aceptable.

Hacer ver al mundo que somos felices es más complicado de lo que parece. Son necesarias muchas habilidades de interpretación y de contención emocional: habilidades que no todos sabemos poner en marcha. 

  • Tenemos que ser lo suficientemente ingenuos y estar lo suficientemente ciegos a nivel emocional como para no ver los problemas y dificultades que tenemos: para ello el nivel de inconsciencia requerido es extremadamente alto.
  • Tenemos que inventar la imagen falsa de nosotros mismos que queremos mostrar, generalmente la apariencia contraria a la real.
  • Además, debemos tener cuidado para que no se nos cuelen trazas de realidad entre la debil estructura de la mentira creada; para ello, es preciso prestar atención a todo lo que hacemos y decimos ante la gente, cosa harto compleja: trabajo demasiado consciente.
  • Por último, no podemos dejar de mencionar la increíble constancia que debemos tener para mantener este falso castillo podrido por dentro en pie.

Complicado y tedioso, ¿verdad?

¿Y qué tal si utilizamos esta lista de habilidades para solucionar nuestros problemas, y así, no tener que cargar con estos y ademas con las falsas imágenes creadas para encubrirlos ante los desconocidos?

¿Por qué elegimos cargarnos tanto peso a la espalda, cuando podemos ir soltando cargas conforme nos aparecen?

En estas situaciones se hace patente la pereza del ser humano, tan centrado en ganar dinero para mantener el mejor piso, y tan alejado de sus propias capacidades para hacer sus vidas algo más complejas pero tranquilas.

La complejidad no implica falta de tranquilidad. La complejidad es la clave para una vida sencilla, al igual que la creatividad.

Sé complej@ y creativ@ para que nada pueda contigo. Mira a los problemas a la cara para que ellos deseen darte la espalda y marchar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s